Café-Honduras

Reproducido de Central America Link

Por su calidad, sabor y aroma, el café de Honduras se posiciona como el mayor exportador del grano en la Región Centroamericana, el tercero en Latinoamérica y en el sexto a nivel mundial.

Del total de la producción anual, solo una mínima cantidad, alrededor de 700 mil quintales (de 46 kilos), se queda en el país para consumo de la población, según proyecciones del Instituto Hondureño del Café, Ihcafé.

En los últimos 10 años, el envío de 46.9 millones de quintales del grano de oro a diferentes países de Europa, Asia y Estados Unidos ha dejado $7.1 mil millones.

La exportación récord se experimentó durante la cosecha 2011/2012, cuando se envió al extranjero 7.1 millones de quintales por un valor arriba de los $1.4 mil millones.

No obstante, de 2012 a 2014, los caficultores catrachos pasaron un “trago amargo”, la roya del café, una enfermedad causada por el hongo Hemileia que infecta las hojas de la planta, afectó unas 80 mil hectáreas de cafetales, de las cuales 25 mil fueron severamente dañadas.

El impacto económico fue de $100 millones.

Pero dell valor total de las exportaciones que realizó Honduras en 2014, que fue alrededor de $4 mil millones, el café logró $838.5 millones.

El pronóstico para la cosecha 2014/2015, que finaliza el próximo mes de septiembre, es de 6.3 millones de quintales oro exportables y con esta tendencia puede haber una captación de divisas de entre $1.2 t $1.3 mil millones.

enero 23, 2014
Noticias
Webmaster
0
Cafe-Hora

Reproducido de El Confidencial

Los españoles consumen de media casi cuatro kilos de café al año, lo que supone 599 tazas por habitante. Gran parte de la población no perdona tomar todos los días un par de cafés, el del desayuno y el de después de comer, pero ¿son estos los mejores momentos para disfrutar de sus propiedades?

Aunque a las personas cafeteras les encanta el sabor de la bebida, la mayoría tomamos café en busca de las bondades de su compuesto principal, la cafeína, una droga psicoactiva con importantes efectos sobre nuestro sistema nervioso. Gracias a ella el café es un poderoso estimulante. Y es debido a ella por los que muchos nos sentimos incapaces de vivir sin nuestro café matutino.

Como explica el neurocientífico Steven Miller en su blog NeuroscienceDC, el efecto de cualquier principio activo que interactúa con nuestro sistema nervioso se amplifica o disminuye en función del momento en que lo consumimos. El estudio de la relación entre las drogas y los ritmos biológicos ha dado pie, incluso, a una disciplina científica conocida como cronofarmacología. Y esta nos permite saber, con bastante certeza, cuál es el mejor momento del día para disfrutar de los efectos estimulantes del café.

Ajustando nuestro café a los ritmos circadianos

Los ritmos circadianos son los cambios fisiológicos, mentales y de comportamiento que se producen en un ciclo de aproximadamente 24 horas y vienen dictados, principalmente, por los cambios en la luz del medio que nos rodea.

El “reloj maestro” de nuestro cuerpo, que controla los ritmos circadianos, se encuentra en una región cerebral llamada núcleo supraquiasmático (SCN). Este grupo de neuronas controla cuándo tienes que despertarte y levantarte, cuándo debes comer o consumir energía y tiene un papel decisivo en la producción de determinadas hormonas, entre otras, el cortisol, la popular “hormona del estrés”.

Uno de los principios básicos de la farmacología reside en tomar la droga en el momento en que la necesitas, pues de lo contrario pierde parte de su efectoDado que el efecto del cortisol y la cafeína es similar –ambas sustancias nos mantienen alerta y elevan nuestro nivel de atención– no parece la mejor idea que tomemos el café justo cuando nuestros niveles de cortisol son más elevados, pues será mucho más rentable tomarlas cuando estos están disminuyendo. Y, sorpresa: lo estamos haciendo mal.

El núcleo supraquiasmático eleva los niveles de cortisol justo después de despertarnos para que nos pongamos en funcionamiento: en la mayoría de personas la hormona alcanza su pico entre las 8 y las 9 de la mañana. En efecto: cuando todos solemos tomar el café.

Uno de los principios básicos de la farmacología reside en tomar la droga en el momento en que la necesitas, pues de lo contrario podemos desarrollar tolerancia hacia esta. Si tomamos el café cuando nuestros niveles de alerta natural están al máximo su efecto será mucho menor y es por ello que demandaremos otro café pasadas un par de horas.

Durante el día hay otros dos momentos en los que se elevan los niveles de cortisol: entre las 12 y las 13 y entre las 17:30 y las 18:30. Es por ello que, como explica Miller, el mejor momento para tomar el café se encuentra entre las 9:30 y las 11:30 y, si no nos afecta a nuestro sueño nocturno, pasada las 13:30 y antes de las 17 horas.

Webmaster
0