Cafe-y-Reflejos

Reproducido de El Confidencial

Los beneficios del café para nuestra salud ha sido un tema a debatir entre sus aficionados y detractores. Una investigación señala un nuevo aspecto positivo.

El café es una de las bebidas más consumidas alrededor del mundo. Solo en España se ingiere de media cuatro kilogramos y medio por persona al año de este producto. Hay diversas formas de poder degustar el café y cada una se amolda a un gusto diferente.

El debate sobre si su ingesta es saludable, o no, lleva años existiendo. Las virtudes y defectos de este producto procedente de las semillas de la planta del cafeto son tema a discusión constantemente. Los más detractores señalan a la cafeína como una sustancia adictiva y peligrosa cuando se abusa de ella.

Una de las personalidades médicas que más en contra se ha situado respecto a los posibles aspectos positivos de este producto es el doctor Mark Hyman. El presidente del Institute for Functional Medicine tiene claro que el consumo de café no debería ser algo exportable a todo el mundo y señala 10 razones por las que no es saludable su ingesta. Entre ellas destaca su potencial adicción, algunos ácidos que contiene y el aumento de estrés que puede suponer su consumo.

Por otro lado, diversos estudios han ido demostrando las virtudes y efectos positivos que el café aporta a nuestra salud. A estos se suma una nueva investigación, publicada en la revista Nutritional Neuroscience, y de la que se hace eco Psychology Today.

La influencia del café en nuestros reflejos

En este nuevo estudio, realizado por la universidad británica de Coventry, los investigadores se han centrado en la influencia que tiene la ingesta de esta estimulante bebida sobre el Coincidence Anticipation Timing que no es más que la reacción que tiene nuestro organismo para anticiparse a algo que va a ocurrir, como que nos lancen una pelota o veamos un peligro y seamos capaces de esquivarlo (lo que comúnmente llamamos “reflejos”).

Los participantes en el estudio ingirieron 200 miligramos de cafeína o dos tazas de café

Para cerciorarse sobre si realmente puede afectar la ingesta de cafeína a este aspecto humano, los encargados de llevar a cabo el estudio decidieron tomar como muestra a un grupo de jóvenes de entre 18 y 25 años y a otro grupo que se situaba entre los 61 y los 77.

Pese a la notable diferencia de edad entre ambos grupos, a los dos se les suministró 200 mg de cafeína disuelta en agua o dos tazas de café. Tras su ingesta, la reacción fue clara: hubo una evidente y generalizada mejora de los reflejos y precisión.

Estos resultados muestran que la cafeína puede ser un buen acompañante de viaje cuando se conduzca, cuando se necesite mantener la concentración o en aquellos casos en los que se esté practicando un deporte. Pero lo más interesante de la investigación es el efecto positivo que tiene sobre los ancianos, pues con el paso del tiempo han ido perdiendo sus reflejos y capacidades receptivas, algo que puede dificultar el transcurso de su día a día.

Por tanto, con este experimento se demuestra, a diferencia de otros que se centran en jóvenes, que el consumo de cafeína es también beneficioso a una edad avanzada y completa otras muchas investigaciones que han señalado las ventajas que suponen su ingesta habitual.

Esta revelación se suma a los ya conocidos beneficios del café (ayuda a quemar grasa, disminuye el riesgo de diabetes, nos protege ante la cirrosis, combate la depresión…). Por lo que parece, pese a las voces discordantes, este es un producto saludable para nuestra salud, aunque quizá haya que aprovechar para tomarlo ahora, antes de que se convierta en un producto de lujo.

mayo 9, 2015
Noticias
Webmaster
0
Espresso-Machine

Reproducido de El Confidencial.

En un trabajo de investigación publicado en la revista Food Science and Technology, científicos de la Universidad de Granada (UGR) y de la Estación Experimental del Zaidín (CSIC) han evaluado las propiedades biológicas de los subproductos derivados de las empresas productoras de café, como los posos de café (PC) o el coffee silverskin (CS), conocido en español como ‘cascarilla’.

El sector del café es una pieza clave dentro de la economía mundial, tanto por el volumen de producto vendido como de beneficios económicos. Las empresas productoras de café generan al año más de 2.000 millones de toneladas de los subproductos señalados. Estos productos son muy ricos en fibra y compuestos fenólicos, todos ellos compuestos beneficiosos para la salud humana.

“También son ricos en unos compuestos pardos, que dan lugar al color del café, conocidos como melanoidinas (M), las cuales presentan diversas propiedades biológicas interesantes para los humanos”, explica José Ángel Rufián Henares, profesor del departamento de Nutrición y Bromatología de la UGR y autor principal de este trabajo.

Sin embargo, en la actualidad todos estos subproductos no se reutilizan en la industria, y se arrojan a los vertederos, donde desarrollan una elevada actividad tóxica a nivel medioambiental. Ahora, el nuevo trabajo se ha centrado en evaluar diversas propiedades biológicas de dichos subproductos, de forma que se pudieran reutilizar para elaborar alimentos funcionales con propiedades beneficiosas para la salud humana.

Tras someter a los PC, CS y M a digestión ‘in vitro’ (digestión que simula todo el proceso digestivo humano), los investigadores evaluaron su actividad prebiótica (donde se determina si los compuestos estudiados son capaces de favorecer el crecimiento de bacterias beneficiosas para el organismo humano como las Bifidobacterias o los Lactobacilos).

También su actividad antimicrobiana (donde se determina su capacidad para disminuir el crecimiento de bacterias perjudiciales para los humanos en diversos alimentos, como el Staphiloccocus aureus o Escherichia coli) y su actividad antioxidante (donde se evalúa la reducción de los radicales oxidantes que se generan en el organismo, causantes del envejecimiento o patologías como la diabetes o el alzhéimer).

Los investigadores demostraron así que tanto los posos de café como la ‘cascarilla’ presentan una elevada actividad prebiótica, aunque las melanoidinas suprimen dicha actividad. Además, las melanoidinas muestran una actividad antimicrobioana muy elevada, y tanto los PC, como el CS y las M mostraron una actividad antioxidante muy elevada, hasta 500 veces superior a la vitamina C.

También su actividad antimicrobiana (donde se determina su capacidad para disminuir el crecimiento de bacterias perjudiciales para los humanos en diversos alimentos, como el Staphiloccocus aureus o Escherichia coli) y su actividad antioxidante (donde se evalúa la reducción de los radicales oxidantes que se generan en el organismo, causantes del envejecimiento o patologías como la diabetes o el alzhéimer).

Los investigadores demostraron así que tanto los posos de café como la ‘cascarilla’ presentan una elevada actividad prebiótica, aunque las melanoidinas suprimen dicha actividad. Además, las melanoidinas muestran una actividad antimicrobioana muy elevada, y tanto los PC, como el CS y las M mostraron una actividad antioxidante muy elevada, hasta 500 veces superior a la vitamina C.

Mayor actividad en el café torrefacto

Rufián Henares destaca que la actividad antimicrobiana y antioxidante del café “fue mayor en el torrefacto, café que se elabora adicionando azúcar durante el proceso de tostado, ya que se generó una mayor cantidad de M”.

Como resumen, los autores afirman que tanto los PC, CS y M son subproductos de la industria cafetera que se pueden reutilizar para elaborar alimentos más saludables para los humanos. “Si queremos potenciar la actividad prebiótica de dichos alimentos, habría que eliminar primero las M, aunque éstas podrían adicionarse a otros alimentos para incrementar su vida útil gracias a su elevada actividad antimicrobiana”, concluye Rufián Henares.

El Ministerio de Economía y Competitividad acaba de conceder a este grupo de la UGR un proyecto de investigación dentro del Programa estatal de I+D+i orientada a los retos de la sociedad, precisamente para estudiar durante cuatro años las formas de revalorizar estos subproductos de la industria cafetera.

enero 25, 2014
Noticias
Webmaster
0
Coffee-Beans-spoon

Reproducido de Phillips

El ingrediente fundamental para tomar un buen café, es evidentemente un buen café. Pero aunque compremos el mejor café en grano, siempre de tueste natural, y de la procedencia que nos parezca más rico, su conservación es fundamental para disfrutar de una buena taza de café. Por eso hoy voy a contaros todos los trucos para conservar el café en grano para que no pierda aroma ni sabor.

El café en grano mantiene más tiempo su frescura que el café molido. Si tienes una buena cafetera automática con su molinillo incorporado, ya tienes una primera ventaja, ya que cada café que te tomes se preparará moliendo en el momento los granos de café necesarios, manteniendo el resto en grano. Pero veamos cuáles son los consejos y recomendaciones para mantener los granos con más aroma y sabor por más tiempo.

¿Cómo conservar el café?

Cuando compramos café normalmente viene en paquetes de 250 g, 500 g o un kilo y una vez lo abrimos, comienza su proceso de degradación, fundamentalmente por la exposición al oxígeno y a la humedad del ambiente. Por ese motivo, el primer consejo es conservar el paquete sin abrir hasta que se vaya a consumir. En general, es preferible usar paquetes de pequeño tamaño que los grandes porque así no los tendremos abiertos demasiado tiempo.

Los envases suelen mantener el café en una atmósfera especial para evitar su deterioro. Además suelen tener una válvula para expulsar los gases de dióxido de carbono que suele emanar el café. Los paquetes que no tienen esas válvulas a veces aparecen hinchados, indicando que tienen mucha presencia de gas en su interior.

Otro de los enemigos del café, es el calor. Este acelera el proceso de degradación del grano y por eso mucha gente tiene la creencia de que el café conviene guardarlo en la nevera. Esto puede ser válido en caso de paquetes de café que no se han abierto, pero una vez empezado el paquete, la nevera no es buena idea porque suele tener un alto nivel de humedad y en general, el café podría absorber aromas de otros alimentos. (Pese a ello, muchos fabricantes lo recomiendan)

Recipiente Hermético

Entonces, ¿dónde se debe guardar el café una vez abierto el paquete?

Lo más importante es utilizar frascos herméticos, y a ser posible, mejor varios frascos de pequeño tamaño. De esa manera, una vez cerrados, solo abriremos el frasco que se esté consumiendo y los otros permanecerán cerrados manteniendo intactas las características del café. Los típicos tarros con junta de goma o silicona como el de la imagen de la izquierda son perfectos para esta finalidad.

Después, lo ideal es guardar los frascos en un armario de la cocina o sitio fresco, que esté alejado del horno, la lavadora y el lavavajillas, para evitar que el calor que emanen estos electrodomésticos pueda afectar al grano.

¿Cuánto dura el café en perfectas condiciones después de abrir el paquete?

Si se guarda en tarros herméticos y en un lugar a temperatura que no supere los 20º el café se conserva en perfecto estado durante semanas o incluso varios meses, por lo que es fundamental adquirir ese tipo de recipientes y guardarlos en sitio oscuro y fresco.

La última recomendación, no hagas acopio de café, ni molido ni en grano. Es preferible ir comprando la cantidad que solamos consumir, por ejemplo cada 15 días ya que así siempre tendremos café casi recién tostado, que es como más disfrutaremos de un buen café hecho en nuestra cafetera automática.

enero 24, 2014
Noticias
Webmaster
0
Café-Honduras

Reproducido de Central America Link

Por su calidad, sabor y aroma, el café de Honduras se posiciona como el mayor exportador del grano en la Región Centroamericana, el tercero en Latinoamérica y en el sexto a nivel mundial.

Del total de la producción anual, solo una mínima cantidad, alrededor de 700 mil quintales (de 46 kilos), se queda en el país para consumo de la población, según proyecciones del Instituto Hondureño del Café, Ihcafé.

En los últimos 10 años, el envío de 46.9 millones de quintales del grano de oro a diferentes países de Europa, Asia y Estados Unidos ha dejado $7.1 mil millones.

La exportación récord se experimentó durante la cosecha 2011/2012, cuando se envió al extranjero 7.1 millones de quintales por un valor arriba de los $1.4 mil millones.

No obstante, de 2012 a 2014, los caficultores catrachos pasaron un “trago amargo”, la roya del café, una enfermedad causada por el hongo Hemileia que infecta las hojas de la planta, afectó unas 80 mil hectáreas de cafetales, de las cuales 25 mil fueron severamente dañadas.

El impacto económico fue de $100 millones.

Pero dell valor total de las exportaciones que realizó Honduras en 2014, que fue alrededor de $4 mil millones, el café logró $838.5 millones.

El pronóstico para la cosecha 2014/2015, que finaliza el próximo mes de septiembre, es de 6.3 millones de quintales oro exportables y con esta tendencia puede haber una captación de divisas de entre $1.2 t $1.3 mil millones.

enero 23, 2014
Noticias
Webmaster
0
Cafe-Hora

Reproducido de El Confidencial

Los españoles consumen de media casi cuatro kilos de café al año, lo que supone 599 tazas por habitante. Gran parte de la población no perdona tomar todos los días un par de cafés, el del desayuno y el de después de comer, pero ¿son estos los mejores momentos para disfrutar de sus propiedades?

Aunque a las personas cafeteras les encanta el sabor de la bebida, la mayoría tomamos café en busca de las bondades de su compuesto principal, la cafeína, una droga psicoactiva con importantes efectos sobre nuestro sistema nervioso. Gracias a ella el café es un poderoso estimulante. Y es debido a ella por los que muchos nos sentimos incapaces de vivir sin nuestro café matutino.

Como explica el neurocientífico Steven Miller en su blog NeuroscienceDC, el efecto de cualquier principio activo que interactúa con nuestro sistema nervioso se amplifica o disminuye en función del momento en que lo consumimos. El estudio de la relación entre las drogas y los ritmos biológicos ha dado pie, incluso, a una disciplina científica conocida como cronofarmacología. Y esta nos permite saber, con bastante certeza, cuál es el mejor momento del día para disfrutar de los efectos estimulantes del café.

Ajustando nuestro café a los ritmos circadianos

Los ritmos circadianos son los cambios fisiológicos, mentales y de comportamiento que se producen en un ciclo de aproximadamente 24 horas y vienen dictados, principalmente, por los cambios en la luz del medio que nos rodea.

El “reloj maestro” de nuestro cuerpo, que controla los ritmos circadianos, se encuentra en una región cerebral llamada núcleo supraquiasmático (SCN). Este grupo de neuronas controla cuándo tienes que despertarte y levantarte, cuándo debes comer o consumir energía y tiene un papel decisivo en la producción de determinadas hormonas, entre otras, el cortisol, la popular “hormona del estrés”.

Uno de los principios básicos de la farmacología reside en tomar la droga en el momento en que la necesitas, pues de lo contrario pierde parte de su efectoDado que el efecto del cortisol y la cafeína es similar –ambas sustancias nos mantienen alerta y elevan nuestro nivel de atención– no parece la mejor idea que tomemos el café justo cuando nuestros niveles de cortisol son más elevados, pues será mucho más rentable tomarlas cuando estos están disminuyendo. Y, sorpresa: lo estamos haciendo mal.

El núcleo supraquiasmático eleva los niveles de cortisol justo después de despertarnos para que nos pongamos en funcionamiento: en la mayoría de personas la hormona alcanza su pico entre las 8 y las 9 de la mañana. En efecto: cuando todos solemos tomar el café.

Uno de los principios básicos de la farmacología reside en tomar la droga en el momento en que la necesitas, pues de lo contrario podemos desarrollar tolerancia hacia esta. Si tomamos el café cuando nuestros niveles de alerta natural están al máximo su efecto será mucho menor y es por ello que demandaremos otro café pasadas un par de horas.

Durante el día hay otros dos momentos en los que se elevan los niveles de cortisol: entre las 12 y las 13 y entre las 17:30 y las 18:30. Es por ello que, como explica Miller, el mejor momento para tomar el café se encuentra entre las 9:30 y las 11:30 y, si no nos afecta a nuestro sueño nocturno, pasada las 13:30 y antes de las 17 horas.

Webmaster
0